Enfoque a soluciones, claridad, inspiración, diseño, disponibilidad y conexión con la comunidad son las claves del éxito de la comunicación de los pequeños negocios.

Si estás decidido a invertir para promocionar tu marca, necesitas un mensaje atractivo, los medios adecuados y anuncios efectivos. En esta época de sobrecarga de estímulos y mensajes, la comunicación necesita ser disruptiva para ser visible. Si no desafías el ruido y la apatía, nadie te recordara.

 

1. Empieza definiendo qué hace especial y única a tu empresa

Sintetiza tu ventaja competitiva y conviértela en el eje de tu labor de promoción y ventas.

2. Explica claramente qué problemas puedes solucionar

Diagnosticar una carencia existente y ofrecer un remedio te abrirá las puertas del mercado.

3. Ordena y presenta tu información con criterios humanos

No hables de tus departamentos ni te pierdas en jerga empresarial; piensa como tu cliente.

4. Utiliza un lenguaje llano, apelativo e inspirador

Hazte entender con palabras rotundas, certeras y en positivo… ¡Y cuida tu ortografía!

5. Sé fácil de encontrar y estate siempre disponible

Sitúa tu marca, tu web y tu contacto donde te buscan a cualquier hora (Google, Maps…).

6. Aprovecha tu web para responder preguntas y canalizar las ventas

Aclara todas las dudas e invita al usuario a un itinerario que culmine en la acción de compra.

7. Da muchos detalles y reitera tu mensaje una y otra vez

No seas parco; enriquece tu relato y busca formas de repetirlo sin que se note que insistes.

8. Ponle diseño a todo lo que hagas para transmitir inteligencia y solidez

Una identidad gráfica elegante y eficaz hablará de directamente a la mente del cliente.

9. ¡La belleza vende! Dota a tu negocio de una estética irresistible

Da igual a qué te dediques: aplica buen gusto y excelencia a tus fotos, videos, catálogos…

10. Inspírate en otros, pero no les copies: ¡Sé original!

Vigila a tu competencia, pero atrévete a crear un mundo de ideas propio para y tus clientes.

11. Comparte tu conocimiento y crea una comunidad en torno a tu empresa

Que no te dé miedo regalar lo que sabes; te puede quitar un cliente, pero te dará otros tres.

12. En las redes sociales, cuenta cosas útiles y entretenidas

Si no despiertas el interés del usuario, no valdrá la pena seguirte en Facebook o Instagram.

13. Provoca, pincha, incomoda: da de qué hablar agitando emociones

En un mundo sobrecargado de es mulos, nada se viraliza ni se recuerda sin polémica.

14. Crea prescriptores de tu producto o servicio y dales visibilidad

El autobombo es aburrido, pero si logras que hablen bien de ti, el mensaje suena distinto.

15. Invierte dinero, tiempo y energía en tu estrategia de comunicación

Seguro que tu sobrino es muy hábil con el ordenador, pero necesitas ayuda profesional.

16. El iPhone no ha matado al folleto: equilibra tu promoción online y offline

Hoy lo hacemos casi todo con el móvil, pero no descuides tu visibilidad en el mundo real

17. Ten expectativas realistas: la publicidad ayuda, pero no funciona sola

Es indispensable, pero la calidad del producto manda y las ventas las sigues cerrando tú.

18. Exhibe tus valores e implícate para impactar en tu entorno

Organiza eventos que te vinculen a tu comunidad o lanza inicia vas solidarias.